Jesús nunca dijo “ama a tu enemigo”, sino al “antagonista”. La verdad sobre el versículo más conocido de la Biblia

Hoy descubro aquí que el famoso mandato de Jesús de “amar a vuestros enemigos” es una interpretación incorrecta y está mal traducido, ya que en el antiguo griego había varias palabras para denominar al enemigo, siendo una traducción más adecuada el término “antagonista”. Jesús de Nazaret no pedía que pusiésemos la otra mejilla contra aquellos que intentan matarnos, sino que que amasemos a los nuestros aunque pensasen de forma diferente a nosotros. Veamos la etimología y significado real del versículo más famoso de la Biblia.

El sermón de la montaña

Uno de las enseñanzas más conocidas y a la vez más difíciles de cumplir del cristianismo es el amor por los enemigos. El mandato Amad a vuestros enemigos” se encuentra en en el evangelio de Mateo 5:44 y provino de la boca del propio Jesús de Nazaret. La oración completa de Mateo dice así:

Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen […]

Mateo 5:44

El sermón de la montaña.jpg

Jesús de Nazaret en el sermón de la montaña

Este mandato ha sido muy discutido por diferentes sabios a lo largo de su historia, por su aparente contrasentido así como la dificultad de cumplir con esa exigencia. Nietzsche rechazó el mandato por completo, argumentando que el amor hacia tu enemigo era un símbolo de debilidad. Leo Tolstoy interpretó este versículo como una oposición al nacionalismo militante. Muchos cristianos interpretaron que los enemigos aludían a los paganos, siendo por tanto su objetivo tratar de convertirlos al cristianismo.

La exigencia de amor al enemigo es la más radical de las enseñanzas de Jesús, siendo una extensión de la petición de amor al prójimo. Mientras que la petición de amor al prójimo se encuentra en otras religiones, la exigencia de “amar a tu enemigo” es única del cristianismo y no se encuentra en ninguna otra religión, siendo un rasgo definitorio del cristianismo.

Pero ¿y si la traducción fuese errónea y hubiéramos interpretado ese pasaje de forma incorrecta? ¿Qué dijo Jesús realmente?

La traducción errónea del mensaje de  Jesús

Jesús de Nazaret nunca dijo amad a vuestro enemigo, todo se trata de un error de traducción de sus palabras: La versión más antigua del Nuevo Testamento estaba escritas en griego koiné, la lengua culta hablada en Oriente durante la época romana. Hay consenso en que el evangelio de San Mateo canónico fue escrito en griego, que es donde se relata la enseñanza de Jesús de amar al enemigo. El antiguo griego posee diferentes palabras para decir “enemigo”.

Buscando por internet encontré dos fuentes donde se habla de la incorrecta traducción del griego “enemigo”. La primera procede del libro Imperium de Francis Parker Yockey, y la segunda proviene de un rabino experto en hebreo, griego y la biblia.

¿Enemigo o antagonista?

En las lenguas latín y griego existe una diferencia entre el “enemigo público” y el “enemigo privado. El “enemigo público” es aquel que odiamos, mientras que el “enemigo privado” se refiere simplemente a adversario: en latín hostis (hostil) es el enemigo público, mientras que inimicus (enemigo) es el enemigo privado. La palabra griega traducida como “enemigo” es exthros, cuyo significado es una persona que ha sido un philos (un hermano) pero que se ha alienado y alejado de ti. En la antigua Grecia en las guerras civiles entre griegos al adversario se le llamaba “antagonista”, mientras que en las guerras contra los bárbaros, las autenticas guerras, eran contra el “enemigo” [1].

Esta palabra del griego para enemigo privado nos ha llegado hasta nuestros días a través del latín en la forma de “antagonista“. El antagonista es nuestro adversario, pero no es nuestro enemigo. La palabra no tiene connotación de odio, sino que expresa simplemente nuestro competidor, al que queremos vencer obviamente, pero que al mismo tiempo respetamos. La palabra antagonista se usa prácticamente exclusivamente en el mundo del cine y teatro, como el adversario del protagonista.

Esto tiene sentido porque en los mandatos del judaísmo se ordena castigar a los enemigos. En la cita de Jesús de amar a los “enemigos” Jesús estaba citando la ley judaica.

En la versión original tanto en griego como en latín de Mateo 5:44 de la Biblia Jesús se refiere al “enemigo privado”. Ese el significado que le daba Jesús durante su sermón en la montaña, que no teníamos que odiar a nuestro adversario, esto es, que no teníamos que odiar a aquel que pensase diferente. Sin embargo al autentico enemigo sí que había que combatirle, ante el enemigo no había que “poner la otra mejilla”.

Esto tiene mucho más sentido ya que en la Reconquista o la guerra contra los otomanos ningún Papa ni cristiano tuvo problemas en ordenar luchar y acabar contra los enemigos, porque ellos sí que eran enemigos reales, y no antagonistas. ¡Cuántos malentendidos ha provocado la enseñanza de amar a tus enemigos! Cuanta pasividad y poner la otra mejilla nos hubiéramos ahorrado.

Fuentes: Love Your Enemy? A Short Commentary on the Greek and Hebrew of Matthew 5:43

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en actualidad, ¿Sabías que ...?, cristianismo, cultura política, ensayo político, historia oficial vs. realidad, oriente medio, políticamente correcto, psicología. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Jesús nunca dijo “ama a tu enemigo”, sino al “antagonista”. La verdad sobre el versículo más conocido de la Biblia

  1. Doctor Gauss dijo:

    Las fraternidades cristianas practicaban la ética sodalicia, en la cual los enemigos (que querían exterminarlos) eran tratados de forma diferente que los antagonistas, entre los cuales estaban incluso los propios hermanos de dichas fraternidades con ideas u opiniones diferentes. Por tanto, la famosa frase se refiere a esos hermanos con los que compartían metas superiores comunes (lucha contra todo tipo de poder ilegítimo, como era Roma) a pesar de discrepar en asuntos secundarios. A un hermano de lucha se le perdona todo, a un enemigo no.

    Le gusta a 1 persona

  2. SPQR dijo:

    Grandísimo artículo y de una gran necesidad hoy en dia. Muchos sacerdotes se hartan de decir lo de amar a vuestros enemigos solo con el fin de desvirtuar el cristianismo y empaparlo de una especie de hippismo marxista en el que ellos creen. Si la Iglesia no vuelve al camino correcto pronto, puede ocurrir cualquier cosa, son demasiadas décadas ya por mal camino.

    Le gusta a 1 persona

  3. Pepe Insenser dijo:

    Y una mierda, lee todo el parrafo y no hay duda alguna AMAD A VUESTROS ENEMIGOS…..
    Si quereis solo a los que os quieren ¿que recompensa mereceis? ¿No hacen ESO mismo también los recaudadores? ….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s