La feminización de Alemania tras la II guerra mundial y sus efectos

En la II guerra mundial murieron millones de soldados alemanes y eso provocó por primera vez que las mujeres fueran una amplia mayoría en las elecciones, con efectos sociales y de género profundos nunca antes analizados. La consecuencia es que la sociedad alemana se feminizó y esto ha tenido como resultado que el país se ha convertido en una ONG que acoge a todos los refugiados, que conceptos masculinos como orden y disciplina o el militarismo hayan sido tachados de “fascistas”, por lo que los hombres alemanes no tienen referentes masculinos. Para la mujer alemana el Estado es ahora su nuevo marido que les da ayudas debido a la mentalidad colectiva femenina y en Alemania ¡hasta los hombres mean sentados! Veamos este análisis sociopolítico de la feminización de Alemania por parte de las mujeres.

feminizacion-de-Alemania-tras-la-II-guerra-mundial

Prusia, el Estado militarista

Prusia no es un Estado con un ejercito, sino un ejercito con un Estado

Prusia, Estado antecesor de la Alemania actual, era conocido por su fuerte militarismo, representado en la frase “Prusia no es un Estado con un ejercito, sino un ejercito con un Estado“. Su referente histórico fue Otto von Bismarck, político y estadista prusiano, conocido con el apodo de “Canciller de hierro” por su estilo autoritario y antiparlamentario, y al mismo tiempo artífice de la unificación alemana, dando nacimiento al Imperio Alemán. Su marcado carácter conservador y masculino-patriarcal se resumen en su frase: “los grandes problemas de la época no se resuelven con discursos y decisiones tomadas por mayoría, sino con hierro y sangre” o “a un ejército conquistador apostado en la frontera no se le detiene con elocuencia“.

bismarck-Iron-and-Blood.jpg

Sin embargo, esta tendencia a la jerarquía no empieza con Bismarck, la tendencia de los alemanes a organizarse como ejercito viene desde la antigüedad y podemos encontrarla a lo largo de la historia en los männerbund (agrupación masculina) de los antiguos pueblos germánicos, en Federico I de Prusia, conocido como el “Rey soldado” pues siempre vestía uniforme militar, o también en su hijo Federico el Grande con sus victorias militares.

Pero ¿qué ocurrió tras la II guerra mundial?

La educación por parte de las mujeres alemanas tras la II guerra mundial

La II Guerra Mundial supuso el mayor conflicto armado de la historia así como el conflicto donde más personas perdieron la vida. Las cifras son de tal magnitud que en la Alemania Nazi 7 millones de alemanes murieron durante la guerra, un 8% de la población de Alemania. Estas cifras tan sólo son superadas por las muertes de la Unión Soviética, que alcanzaron la escalofriante cifra de 20 millones de personas muertas, aproximadamente un 10% de la población. Ademas de la irreemplazable perdida de vidas, hay un detalle muy importante: la práctica totalidad de las victimas de la II guerra mundial fueron hombres, ya que sólo los varones iban a la guerra.

II-world-war-number-of-death

Nadie se ha detenido a pensar sobre las consecuencias sociopolíticas de la desaparición de gran parte de hombres y por tanto de la creación de una amplia mayoría de mujeres tanto en el censo, política y la sociedad en Alemania. La conclusión es clara: al haber una mayoría de mujeres y pocos hombres, Alemania se feminiza.

Decía el filosofo italiano y político marxista Antonio Gramsci que para que se produjera una revolución primero era necesario una cambio en la hegemonía cultural Esto es, todo cambio físico era precedido por un cambio en la mentalidad de la sociedad.

male-privilige-death-at-war

Un buen ejemplo que tiene orígenes psicológicos más profundos de lo que la gente cree es la costumbre muy extendida en Alemania de que los hombres meen sentados. En alemán se conoce como sitzpinkler (“mear sentado”) y al contrario que en España u otros países del sur de Europa es muy común que varones adultos meen sentados. El motivo de esta costumbre proviene de que muchos niños fueron criados únicamente por sus madres en la década de los 50 y 60. Al haber muerto la mayoría de soldados, muchos niños eran huérfanos o sólo tenían a las mujeres, por lo que, sin quererlo, las nuevas generaciones de niños alemanes fueron feminizados. La feminización de la sociedad no se limita a esa costumbre, sino que el hombre alemán, antaño el duro y directo soldado prusiano, ha pasado a ser un hombre sensible, que habla en voz baja sin levantar la voz, tímido y cuidándose de no dañar los sentimientos de los otros. Esta tendencia prosigue todavía ya que la educación infantil está totalmente copada de mujeres, centrándose en dar cariño y hacer carantoñas a los niños, sin inculcarles valores de disciplina y orden.

Si a esto le añadimos que cualquier actitud autoritaria o de disciplina es tachada de “fascista” o “militarista”, tenemos que los hombres europeos en general y los alemanes en particular carecen de referentes masculinos, por lo que se feminizan.

La mujer y el territorialismo

Alemania-despedazada.jpg

Por supuesto, las consecuencias de la feminización de Alemania no se limitan a meras costumbres. Tras la II guerra mundial la mayoría de soldados alemanes habían muerto en la guerra, por lo que no quedaba nadie para defender la Vaterland (vater: padre, como fatherland, patria en español). Alemania perdió su soberanía y fue ocupada por las potencias aliadas como Estados Unidos. Como la mujer no es tan celosa de su soberanía personal, tendiendo más a compartir, los ocupantes no tuvieron problemas en quitarles la soberanía a Alemania. Análogamente, el territorialismo no es tan fuerte en las mujeres como en los hombres, por lo que Alemania perdió sus territorios históricos orientales como castigo de guerra, sin que nunca volviera a recuperarse.

Al ser las mujeres alemanas mayoría y darse la feminización de la sociedad, Alemania entregó su soberanía a entidades supranacionales como la Unión Europea o la OTAN sin mayores dificultades, ya que la psique femenina es más de crear relaciones de interdependencia, de compartir, por lo que eso fomenta la situación de soberanía actual, donde la UE dicta leyes desde Bruselas para todos los Estados europeos, antaño independientes y soberanos.

Un artículo sobre ello: Patriotismo, Vaterland… ¿relación imposible entre el patriotismo y lo femenino?

La feminización en la política

La amplia mayoría electoral femenina también influyó claramente en la creación de un Estado cada vez mayor que diese cobertura social a las mujeres.Como he dicho, las mujeres tienden a tener una mentalidad más colectiva, comunal, de compartir los recursos, lo que daría pie a un Estado que las protegiese. Esta mentalidad colectiva explica el éxito electoral desde hace un siglo de la socialdemocracia y los partidos de izquierdas, ya que la izquierda es un ideología más colectiva. Entre la libertad y seguridad, las mujeres tienden a ceder parte de su libertad personal para ganar protección y seguridad. Antes dependían de su marido, ahora se someten al Estado. Al ser las mujeres más dependientes, el Estado asume el rol de padre (porque los verdaderos padres estaban muertos) y se ocupa de sus necesidades, al precio de perder el individualismo. Progresivamente tras el final de la II guerra mundial el Estado se ha ido haciendo más y más grande, con más impuestos, para asumir todas los gastos de las mujeres que antes realizaba el marido.

CDU-1953-schützt-mutter-kind.jpg

Como vemos en el cartel de la izquierda, Los partidos políticos explotaban la imagen de la mujer indefensa y que necesitaba ayuda del Estado, así como de sus mayores inseguridades. Otra consecuencia de una mayor influencia femenina es que la libertad de expresión se reduce en pos de que no se ofenda a nadie y “haya buen ambiente”. También al no haber hombres, no había nadie que controlase la sexualidad de las mujeres, por lo que empezaron a tener sexo de manera más sencilla, dando lugar a una mayor promiscuidad sexual así como embarazos adolescentes. Finalmente, su instinto maternal de ayudar a los más débiles e indefensos explica que Alemania se haya convertido en una especie de ONG que acepta a todos los refugiados del mundo.

La pregunta decisiva es, ¿podrán los hombres alemanes recuperar el patriotismo y los valores masculinos para defenderse de los peligros de su Vaterland como antaño lo hicieron los soldados prusianos?

Deutschland-einig-Vaterland

Anuncios
Esta entrada fue publicada en actualidad, ¿Sabías que ...?, cultura política, Deutschland, ensayo político, ideología de género, inmigración, masculinismo y feminismo, políticamente correcto, voto femenino y lo pol. correcto. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La feminización de Alemania tras la II guerra mundial y sus efectos

  1. Spengler dijo:

    Si lo pensás bien el control de la política por parte del hombre implica necesariamente la subordinación de la mujer al hombre, esta subordinación se sostiene en base a una mentalidad donde la mujer se reconoce inferior al hombre y de allí su valides para que éste comande el destino de una nación. Ahora, en esta sociedad estrogenizada la cuestión se invirtió, y nos aparece el hombre feministo, y su deificación de la mujer, exaltandola para que tome el control de la sociedad y haga con ella lo que quiera, pero en este caso, empujado por un complejo de culpa, más que de inferioridad, que le hace creer que todos lo errores del pasado cometidos, en mayoría por hombres, serán evitados por estos seres bondadosos que vendrían a redimir a la humanidad.

    Me gusta

    • Es debatible a qué se le llama subordinación. Históricamente nos dicen que la mujer estaba subordinada al hombre, pero lo cierto es que esa mujer no hacia los trabajos más duros como ir a la mina, a la fabrica, no iba tampoco a la guerra con lo que no se exponía al peligro de morir, etc.

      Aciertas en decir que vivimos una deificación de la mujer, donde lo que le pase a ella sale en primera plana mientras que el hombre ha perdido incluso la capacidad de hacer leyes. Los hombres que creen esos cuentos lo hacen o bien por miedo o porque nunca se han parado a pensar los privilegios que tiene la mujer por el hecho de ser mujer.

      Me gusta

      • Spengler dijo:

        Por supuesto, en un comentario más abajo hablo acerca de esto, que ese rol pasivo era más por libre eleccion que por otra cosa. La ley del menor esfuerzo histórico de la mujer. Ser un florero en la historia de la humanidad es muy conveniente si se quiere tener una expectativa de vida más alta que la del hombre.

        Le gusta a 1 persona

      • Hay que admitir que juntándose a un hombre las mujeres han logrado sobrevivir muchas más veces y de forma más conveniente

        Me gusta

  2. Spengler dijo:

    El hombre estrogenizado es fruto de una sociedad acomodada. La testosterona es la hormona del poder físico por encima del emocional, es decir el estrogeno. La testosterona necesita de ciertas condicioenes sociales para poder sobrevivir, esas condiciones son la escaces de recursos, la lucha constante por la supervivencia y la primacia del fuerte por encima de débil. A lo largo de la historia estas han sido la constante en la historia de los hombres, cosa que se puede comprobar en la expectativa de vida a lo largo de la historia, que no supero los 30 años sino es hasta llegar el siglo XX.
    La sociedad post segunda guerra es la sociedad del estado del bienestar; es una sociedad marcada por la tragedia de la guerra que valora por encima de todo la paz, es decir la quietud, la pasividad.
    Si el hombre en milenios de civilización se destaco en algo, fue en la acción. Siempre fue el protagonista, el guerrero, el líder, el constructor, el filosofo, el guía, el científico, es decir, era un ser que se movía, no paraba, constantemente era el promotor del cambio. Pero si miráramos a las mujeres, notaríamos de inmediato la ausencia de protagonismo alguno, las feministas argumetaran, que la mujer fue sometida y silenciada, pero ésta es solo la leyenda rosa, la negra es más interesante.
    Dicha leyenda habla acerca de la ley del menor esfuerzo, el esfuerzo no es algo optativo, es una obligación promovida por la supervivencia. Ningún ser pasivo podrá sobrevivir mucho tiempo sino sabe cómo obtener los recursos para subsistir, por lo tanto, esforzarse no es del agrado de nadie, sino que es una obligación vital de la que nadie puede escapar.
    Pero también es sabido que el humano siempre busca ahorrar esfuerzos en toda rutina laboral, es decir, que aprende a reducir el trabajo, para ser más efectivo y así desgastarse menos.¿Qué pasaría entonces si existiera un ser capas de ser mantenido por otros, sólo por el hecho de tener la extraordinaria facultad de traer vida al mundo? ¿No sería para ese ser más fácil vivir a costa del trabajo de otros que tener que esforzase por el mismo? ¿Y si en fondo lo que aparto a la mujer del protagonismo de la historia no fuese más que su agrado por vivir de arriba? Dejar que el hombre se sacrifique, muera en las guerras, lleve el peso del estado, cargue con el trabajo más duro, total, amparándose en retratarse como ser infantil y débil, pero primordial en la procreación de la especie humana, siempre tendría la ventaja por vivir a costa de los hombres?
    En la sociedad post segunda guerra, el hombre occidental dejo de ser el principal creador del riqueza del mundo, por el contrario, esta labor fue siendo ocupada cada vez más, por las maquinas y por la mano de obra barata del tercer mundo, y la mujer entendió que ya no necesitaba del hombre para subsitir, puesto que ahora el estado podría facilitarle esa tarea, manteniéndola y dándole ese supuesto protagonismo que se la habían negado. Como ser infantil y sumamente calculador se libero de las cadenas del viejo patriarcado, para entregarse en manos del estado y la burocracia política, y así, seguir viviendo su camino vital de ser una mantenida eterna. Incluso si consiguiese trabajo lo haría gracias a los facilismo que papa estado le daría para que tengan prioridad en contratarla, mandando por el escusado cualquier rasgo de meritocracia.
    Curiosamente esta ley del menor esfuerzo comenzó a contagiar a los hombres, tal el caso de los ninis, que proliferan como una plaga en todos los países del primer mundo. Hombres sumamente estrogenizados, que han descubierto el más grande de los placeres femeninos, ser un vago mantenido sin ningún complejo de culpa.

    Le gusta a 3 personas

    • El mayor cambio que ha ocurrido es la entrada de la mujer en política, no hay que olvidar que la mujer es la mitad del electorado, de hecho es más de la mitad. En España por ejemplo hay un millón más de mujeres en el censo electoral que hombres, con lo cual es cuestión de tiempo que la sociedad se feminice. La mujer tiende a preferir seguridad a libertad, por lo que con ella el Estado se va haciendo gigantesco para copar todas las necesidades de las mujeres, y con necesidades vamos desde sanidad, chequeos de de salud … hasta cuotas

      Me gusta

  3. Spengler dijo:

    En uno de tus artículos anteriores destacabas, muy acertadamente, que las mujeres europeas deseaban la llegada de estos inmigrantes como un modo de compensar su instinto maternal adormecido. Pero si te fijas la mayoría de los inmigrantes son hombres adultos, de buen cuerpo, alta testosterona, provenientes de países de escasos recursos.
    Estos hombres son por mucho más masculinos que la media de toda Europa, y, así como el instinto maternal de las féminas europeas encuentran amparo en adoptar a estos “buenos” hombres, también el instinto hipergamo encuentra una muy buena fuente de saciedad. Son bien conocidos los casos de orgías que tuvieron las feministas suecas con los inmigrantes africanos que entraron de forma masiva a dicho país a causa del fuerte loby político que realizo la izquierda feminista, amparado en todo el buenismo que se te ocurra, para terminar satisfaciendo su deseo hipergamo que no encuentra amparo en los estrogenizados hombres europeos, fofos, igualitarios, afeminados y comprensivos.
    Pareciera que su deseo por hombres fuertes solo podrá ser compensado por la entrada masiva de inmigrantes africanos. No sería raro que en un futuro no muy lejano todas estas femibolches rabiosas terminen siendo unas muy buenas y obedientes esposas de algún sirio o congoleño salido de la nada. En cierto sentido, la entrada masiva de estos inmigrantes podría también verse como la cura a la rabia feminista.

    Me gusta

  4. José Duran dijo:

    Admiro como hablas de la feminizacion con tanta soltura y sin temor a que venga unas histéricas feministas a amenazarte con cerrarte el blog. Deberías ver este vídeo y hablar sobre el en algunos de tus artículos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s